Mi primer servicio como Escort

Mi primer servicio como Escort PictureHace poco tiempo empece a tener muchos problemas económicos y personales, que influyeron en mi decisión de llegar a trabajar como Acompañante; en mi cabeza siempre existe un poco de lujuria y pasión porque soy amante del buen sexo y tal vez por esa razón fue muy fácil tomar la decisión de trabajar como Prepago. 

El primer paso fue averiguar y buscar mucha información en Internet, entre agencias, anuncios y clasificados se observa que en este mundo hay muchas niñas trabajando, de pronto eso me tranquilizo un poco y me dio mas confianza. Después la gran pregunta que debemos hacernos todas cuando estamos empezando. ¿Debería trabajar con un agencia o como independiente?

En mi caso la decisión fue muy fácil, me preocupo mucho por el tema de la seguridad, no tengo mucho tiempo para poner mi propia publicidad, ni mucho menos para manejar todos mis clientes y por último no tengo otro celular diferente a mi número personal que tiene toda mi familia y amigos. Así que decidí buscar una agencia de acompañantes entre las muchas que hay y así fue como llegue a Eros Premium.

Después de hacer todo el proceso para entrar, llego el momento de mi primer servicio como Escort en Bogotá. Los nervios invadían mi cuerpo y miles de preguntas daban vueltas por mi cabeza, es imposible no preguntarte como escort, prepago o acompañante antes del servicio cosas como:

¿Será respetuoso?, ¿Cual será su nombre?, ¿Cual será su aspecto físico? entre muchas otras infinitas preguntas que me hago en todos los servicios.

Lo único que sabia era que tenia que llegar a un motel de chapinero y en el transcurso de mi llegada me darían el número de la habitación, con lo cual en el trayecto mis nervios aumentaban de forma exponencial. Al momento de llagar al motel, llegue a la recepción pregunte por el número de la habitación y me dejaron seguir, en eso momento ya no había vuelta atrás, el iba a ser mi primer servicio como escort y solo esperaba que me tratara de buena forma y me tuviera paciencia por mis nervios y ansiedad.

Llego el momento de la verdad y un hombre con una camisa negra, un jean azul y unos zapatos muy elegantes me abrió la puerta y me saludo con una sonrisa en la cara. Yo me puse roja como nunca y lo único que puede hacer fue responder con un saludo tímido y agachando la mirada. Entre al cuarto y la habitación era mas bonita de lo que me había imaginado (También era mi primera vez en un motel). Nos sentamos en la cama y después de una corta charla sobre nosotros, el me comenzó a besar y a tocar, y a medida que pasaba el tiempo yo me sentía un poco mas cómoda con el y las cosas empezaron a fluir, después de un momento la ropa empezó a sobrar y las cosas empezaron a funcionar.

El servicio fue algo loco para mi, pase de estar nerviosa a estar después excitada, fue una hora de mucho sexo con diferentes poses, y disfrutando de la que mas me gusta que es estar yo encima y que toquen mi cintura o mis senos, para al final terminar en 4 con el. Al terminar nos quedaron algunos minutos para hablar otro poco mientras nos vestíamos y nos arreglábamos para salir. Al final me dijo que algún día nos volveríamos a ver y pediría otro servicio conmigo.

Para terminar la historia fue un carrusel de emociones para mi ese día, pero todo salio de la mejor manera, no hay nada mejor que un hombre respetuoso, amable y que sea cariñoso para un servicio, por lo cual me sentí bien con el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*